català
castellano

VINO Y SALUD

El vino siempre ha sido un alimento, en opinión de los científicos y de organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud. No obstante, no fue hasta los años 90 cuando se empezó a hablar de los efectos beneficiosos del consumo moderado de vino, gracias a un estudio coordinado por la OMS en 16 países europeos.

Características

Unos mil componentes, aproximadamente, se han identificado en el vino. Agua y alcohol etílico son los más abundantes y conocidos, pero también contiene glicerol, ácido tartárico, ácido málico, azúcares reductores, potasio, magnesio, sodio, vitaminas, polifenoles y taninos, entre muchos más. Cada uno cumple una misión y juega un papel, y seguramente por eso, Pasteur llegó a la conclusión de que es “la más higiénica y sana de las bebidas”. Algunos son nutrientes bien conocidos, otros son responsables de aromas, sabores, texturas y colores, y otros tienen importantes efectos positivos en la salud.

Aunque todavía desconocemos muchas cosas, cada vez se sabe más del vino y curiosamente, cada vez se descubren más efectos beneficiosos.

 

Porque este producto, si se bebe como es debido, si se disfruta con él y se siente como parte de nuestra cultura, es un importante alimento que forma parte de la Dieta Mediterránea, que sin vino, es menos “mediterránea” y más “dieta”.

pdf vino y salud

Fuentes

Vino y Nutrición
Revista de Actualidad Científica, Julio 2005
 
Fivin
Fundación para la Investigación del Vino y la Nutrición,
Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación